jueves, 26 de abril de 2012

Sociedad vs Marketing

Tesina:
Marketing Internacional
Por Roxana Lodihiani (*)

Hipótesis.

La opinión pública tiene una imagen confusa y en general bastante negativa del marketing, debido a la percepción de que esta disciplina colabora con la publicidad engañosa, generando en muchos casos una acción de compra innecesaria para algunos clientes, ya que genera necesidades en donde no las hay.

Desarrollo.
Generalmente se confunde al marketing con la publicidad y, además, se asocia al marketing con la publicidad engañosa, la que hace promesas falsas o exageradas. También se asocia con las ventas, en concreto con la idea de venta a presión, o la de venta fraudulenta, mediante engaño o trampa.
Se piensa que marketing es la especialidad en hacer pasar por bueno lo que es malo, algunos dicen que es el arte del maquillaje, la habilidad para "vestir la mona de seda".
Otra idea muy frecuente es la de atribuirle la intención y la capacidad de crear necesidades falsas en la sociedad, potenciar la demanda de cosas superfluas, propiciar un consumismo artificial, innecesario y exagerado.
Es percibido como la representación de un enorme despilfarro de dinero, que eso se repercute en los precios de los productos, y por lo tanto que son los consumidores los que pagan los platos rotos. Muchas veces esa mala imagen del marketing aparece en la calle y en los medios de comunicación para descalificar a un producto, un comportamiento, un evento... sintetizada bajo la forma de expresiones como:

"Eso es puro marketing"
"Eso es un producto de marketing"
"Eso no es más que marketing"


"El marketing consiste en un conjunto de principios para escoger mercados meta, identificar las necesidades del consumidor, desarrollar productos y servicios que satisfagan esas necesidades, y proporcionarles valor a los consumidores y utilidades a la compañía."


"El marketing consiste en un conjunto de principios para escoger mercados meta, identificar las necesidades del consumidor, desarrollar productos y servicios que satisfagan esas necesidades, y proporcionarles valor a los consumidores y utilidades a la compañía."

Conclusión.
Todos sabemos que el marketing es regido por el mundo de las percepciones. Nada es absoluto, todo depende del valor que cada uno le otorgue a los productos. El mismo objeto de satisfacción puede generar la complacencia absoluta y para otro una disconformidad absoluta.
Como forma de refutar los dichos anteriormente, vamos a citar la definición clásica de marketing que proponía Kotler:

Es decir, contra la leyenda negra que la opinión pública tiene del marketing, podemos insistir en que éste aporta beneficios no sólo a las empresas sino a la sociedad y a los consumidores.
En la medida en que el marketing propugna la atención a las necesidades y demandas de los consumidores, tiende a hacer más responsables a las empresas frente a sus clientes.
Estimula la búsqueda permanente de mejoras en los productos, los servicios y la calidad de atención. Propicia una cultura de respeto y lealtad recíproca empresa-cliente.
Procura fidelizar no sólo a los clientes con la empresa, sino a ésta con los clientes.

Por lo tanto, en un mercado de libre competencia el marketing es una herramienta que, por su naturaleza, tiende a mejorar la eficacia de las empresas y, si cumple la función predicada desde su propia filosofía, también tiende a mejorar la calidad de vida de la población.
Todo esto está muy bien, es verdadero y además da testimonio de nuestra buena fe como con estos argumentos se puede defender una feliz cara pública del marketing.



(*) Roxana Lodihiani es alumna de la carrera de Comercialización
Materia: Marketing Internacional
Universidad Argentina J. F. Kennedy
Buenos Aires, 2012


Fuentes consultadas.
Libro: Dirección de marketing, Philip kotler. Editorial: Pearson. Año publicación: 2006.