martes, 14 de mayo de 2013

Marketing y Consumismo


Tesina:
Por: Mónica Grecco (*)

Hipótesis

El marketing es imprescindible para la empresa debido a que persigue los objetivos de crecimiento para competir en el mercado.
Por otro lado el consumismo es para adquirir mercadería innecesaria.


Desarrollo

Walt Rostow propuso uno de los modelos más conocidos de clasificación de las naciones por etapas de desarrollo económico. Una de las etapas se denomina “consumo en masa”; la renta per cápita ha alcanzado unos niveles que proporcionan un poder adquisitivo superior a las necesidades básicas. La atención de los consumidores empieza a desplazarse de la cantidad de productos a la calidad de vida.[1]
La cartera industrial de una nación, está formada por grupos industriales de muchos sectores, y en cada grupo, una o más industrias focales están rodeadas por numerosas industrias afines y de apoyo. Sin embargo, la competencia global es muy dura y obliga a los gobiernos a revisar, de vez en cuando, su carrera industrial nacional, intentando atraer nuevas industrias que prometen aportar un valor añadido más elevado y una mayor productividad.
La capacidad de competir trata de averiguar hasta que punto está bien equipado el país para explotar las oportunidades previamente identificadas y evitar las amenazas asociadas al sector. Los defensores de una política industrial de orientación global han propuesto acciones destinadas a impulsar las industrias en determinados sectores de la economía.
1)   En los países desarrollados, abogan por fomentar las industrias “emergentes” o “nacientes” tales como: biotecnología, inteligencia artificial, robótica, etc.
2)   En los países en vías de desarrollo, optan por la estimulación de las industrias “crepusculares” o “en ocaso” presentes en las naciones industrializadas; tales como: acero, automóviles, maquinarias, electrodomésticos, etc.
Los países desarrollados se dan cuenta de que su capacidad para competir en las industrias ponientes tiene un impacto negativo, debido a que, en los países en vías de desarrollo, los costes estructurales son más bajos. Por su parte, los países en vías de desarrollo son conscientes de que su capacidad competitiva en los mercados de alta tecnología se ve notablemente mermada por el mayor acceso de los países industrializados a los recursos humanos (ingenieros eléctricos, personal técnico, etc.). Los países desarrollados pueden compensar su desventaja comparativa en las industrias crepusculares centrando sus esfuerzos en el desarrollo de mercados globales para productos de alta tecnología, mientras que los países en vías de desarrollo pueden contrarrestar su desventaja comparativa en las industrias nacientes concentrándose en el incremento de su participación en el mercado global por lo que se refiere a las industrias crepusculares.

Los trabajos de los teóricos de la motivación nos ayudan a identificar en el hombre las orientaciones motivacionales de base que dirigen una gran variedad de comportamientos. La utilidad de estos trabajos para el marketing es el prolongar la noción de necesidad y poner en evidencia la estructura multidimensional de las motivaciones básicas de los comportamientos. Este análisis es general porque no está relacionado directamente con los comportamientos de consumo.[2]

Por ventaja competitiva se entiende las características o atributos que posee un producto o una marca que le da cierta superioridad sobre sus competidores inmediatos. Pueden ser de naturaleza variada y referirse al mismo producto, a los servicios necesarios o añadidos que acompañan al servicio de base, o a las modalidades de producción, de distribución o de venta propios del producto o de la empresa.
Una ventaja competitiva se denomina “externa”, cuando se apoya en unas cualidades distintivas del producto que constituyen un valor para el comprador, bien disminuyendo sus costes de uso, bien aumentando su rendimiento de uso.
Una ventaja competitiva es “interna” cuando se apoya en una superioridad de la empresa en el área de los costes de fabricación, de administración o de gestión del producto que aporta un “valor al producto” dándole un coste unitario inferior al del competidor prioritario.[3]


Conclusión

El marketing sirve para satisfacer las necesidades del mercado, es una herramienta necesaria apra conseguir el éxito en los mercados. EL marketing debe alcanzar metas que la empresa se plantea en lo que respecta a venta y distribución para que esta se mantenga vigente; y debe considerar la necesidad de la clientela y en base a eso pone en amrcha y verifica cómo funciona la comercialización de los productos o servicios.

(*) Mónica Grecco, es alumna de la Carrera de Comercialización de la Universidad Argentina J. F. Kennedy, de la Materia Marketing Internacional.

Bbliografía

 Kotler, Philip (1198) El marketing de las naciones. Barcelona. Ed. Paidós (página 123)
Lambin, Jean Jacques (1995) 
Marketing estratégico. Madrid. Ed. Mc. Graw Hill (páginas 83, 285 y 286)




[1] Kotler, Philip (1198) El marketing de las naciones. Barcelona. Ed. Paidós (página 123)
[2] Lambin, Jean Jacques (1995) Marketing estratégico. Madrid. Ed. Mc. Graw Hill (página 83)

[3] Lambin, Jean Jacques (1995) Marketing estratégico. Madrid. Ed. Mc. Graw Hill (páginas  285 y 286)