jueves, 22 de mayo de 2014

Marketing y Consumismo


Hipótesis
El consumismo está relacionado de manera relevante con el sentimiento de angustia del ser social que se encuentra atravesado por las campañas publicitarias.

Desarrollo:

A diferencia de la definición propuesta por la Real Academia Española de la palabra CONSUMISMO: “Tendencia inmoderada a adquirir, gastar o consumir bienes, no siempre necesarios.” Afirma Joan Torres i Prat “El consumismo, pues, no es consumir mucho o demasiado, sino hacer del consumo el centro articulador y significador de nuestro existir.” 


Por lo tanto se asocia a una necesidad del consumidor de un determinado producto o servicio, no por consumirlo en demasía o en repetidas ocasiones sino por tomar al consumo como una manera necesaria de vivir y expresarse. El consumismo como estilo de vida. Con la evolución de las tecnologías informáticas nos sentimos atravesados como consumidores por la excesiva información y por la falta de comunicación directa con otro ser humano. Los ritmos de vida más acelerados, la necesidad de lo inmediato y la falta de tiempo provocan una angustia que puede ser cubierta con la adquisición de algún producto que nos resulte significativo. Pero el hecho de que resulte una vez no debe provocar una adicción al consumo.Toda esa angustia se encuentra atravesada por la publicidad, según Joan Torres i Prat “Lo trascendente se revela como un estresante, interminable e infernal laberinto de promesas publicitarias.” El individuo encuentra la cura a su angustia a través de ese mensaje publicitario que puede ir más allá del solo hecho de consumir.

De esta manera, el ser social se ve a sí mismo como individuo, único, independiente, absolutamente individual. Afirma Prat; “El consumismo exalta hasta el paroxismo la primacía absoluta del deseo y la voluntad individual.” Este consumismo se retroalimenta de esta manera de la publicidad que lo identifica. Volviéndose necesario para la vida, pasa el individuo de consumir para vivir a vivir para consumir. Surgen así “Egos aislados y solos, fascinados y ensimismados ante el espejo de sus propio deseos. (…) Estamos hablando de unos seres para los que todo girará alrededor de sus posesiones, mercancías, sueños y frustraciones.”
Conclusión

El ser humano debe encontrar en la publicidad otra forma más de comunicación, que es generada por otros seres humanos. Divertirse con ella, entenderla, cuestionarla. Y fundamentalmente debe comprender el consumidor su responsabilidad ante la adquisición de productos o servicios. Y no por el manejo de “entes” que manipulan su conducta. El consumismo como estilo de vida se apropia de la angustia del ser social.


Sabrina Bove
Alumna de la Universidad Argentina J. F. Kennedy
Cátedra: Marketing Internacional
Carrera: Comercialización
Prof.: Norberto Alvarez Debans

Bibliografía

“CONSUMO, LUEGO EXISTO Poder, mercado y publicidad” - Joan Torres i Prat – Editorial Icaria – España - Julio 2005

Real Academia Española – Internet – Abril 2014

Observación:
En el Blog se suben todos los trabajos de los alumnos, más allá de la nota obtenida.