lunes, 22 de enero de 2007

Explosión, Dispersión y Desorientación y los inventos

Por María Amanda Bíscaro

Para hablar de la explosión de los medios de comunicación debemos remontarnos a la época de los grandes inventos que sacudieron al mundo, en la segunda revolución industrial, por ejemplo la invención de la radio.

La radio es probablemente el invento que más rápido se expandió por el mundo, llegando a invadir casi todos los hogares y tal vez para la época el medio de comunicación mas activo en la divulgación de las noticias y todo tipo de información. Cada comunicador imponía su estilo y generaba una audiencia cautiva. Indudablemente, sigue siendo hoy en día en medio de mayor alcance ya que llega a todos los rincones del planeta.
Con el invento de la televisión, al que se le sumó la tecnología espacial de la era satelital, se produce una nueva explosión en los medios de comunicación. Hoy los nuevos medios de comunicación, como la telefonía celular, las redes de Internet y extranet, páginas Web, el E-mail, los sistemas de teleconferencias, etc. permiten alcanzar a millones de receptores en segundos, provocando una verdadera explosión en la cantidad de información suministrada.
La televisión a través de sus canales abiertos y más de cien señales de televisión por cable en el mundo, y cientos de miles de programas que abarcan el entretenimiento, los deportes, las noticias, la política, el arte, la divulgación científica y otros, influyen sobre la audiencia, generando nuevas expresiones o modismos y provocando una verdadera transculturación que se inserta en el actual marco de la globalización económica y cultural.
Hoy, existen diversos vínculos interactivos a través de los cuales transmitir y recibir información, que se suman a lo primarios y secundarios ( gráfica, radio, TV, publicidad en la vía pública, cine y marketing directo ) que la tecnología digital y la satelital ponen a nuestra disposición y se utilizan en diversas disciplinas como publicidad, ventas, campañas políticas, transmisión de eventos, educación a distancia, información profesional, atención al cliente, marketing telefónico, redes de telefonía privada, call centers, etc.

LA DISPERSION DE LA AUDIENCIA
La gran cantidad de medios de comunicación y de comunicadores existentes en la radio, televisión, Internet, correo electrónico y otros que generan una impresionante cantidad de información, aplicada a distintas disciplinas, han terminado por provocar confusión y dispersión en la audiencia, situación esta que a mi criterio se basaría en los siguientes fundamentos:
La gran cantidad de información disponible, que termina por provocar confusión y supera la capacidad de percepción de los receptores en general.
La gran saturación de los medios, con el mismo tema y/o calidad de noticias.
La falta de creatividad de los productores de programas, que resultan ser excesivamente comerciales y vacíos de contenido.
La existencia de comunicadores mediocres y sin formación profesional, al menos entre los comunicadores locales, situación que se ve agravada por la falta de ética en muchos de ellos.
La falta de brillo, creatividad y de ideas interesantes.
La dicotomía entre las expectativas generadas por la información recibida y la posibilidad de satisfacerlas.
Este hecho ha provocado una gran migración y dispersión de la audiencia y la gran variedad de los medios de comunicación activos, hace imposible que puedan llevarse a cabo mediciones precisas de audiencias.

PERSUASIÓN
Para que exista el fenómeno de la persuasión esta se debe dar entre un comunicador y una o más personas. Es una forma comunicar una idea o un pensamiento en la que debe participar al menos otra persona que se arriesga a estar de acuerdo con el comunicador.-
Cuando pensamos la relación que existe entre comunicación y persuasión, vemos que la primera nace en forma instantánea y que la misma puede darse a través de la palabra, gestos o signos, mientras que la segunda es siempre una actitud consciente de las personas.-( Miller y Bourgon).
El objetivo de la persuasión no puede limitarse al mensaje en si mismo, sino que debe relacionarse con las técnicas de la transmisión de la información, con la capacidad de los receptores para aceptar el mensaje y con la credibilidad de quien lo transmite, pudiendo detectarse diferentes variables que intervienen en el proceso, ya sea de carácter intrínseco o de contexto, de carácter superficial o profundo ( personalidad, apariencia, influencia del medio, rasgos visibles, etc.)

"En definitiva, cabe concluir que la misma explosión de la información, la dispersión que termina por provocar y la confusión y desorientación que genera, hacen que sea cada vez más dificultoso e inaccesible alcanzar el objetivo de la persuasión para los comunicadores."

Bibliografía consultada:
La persuasión en la comunicación, Kathleen Kelly Reardon. Ediciones Paidós Comunicación. Barcelona,1991
Apunte de cátedra del Prof. Norberto Alvarez Debans: "Explosión, Dispersión, Desorientación" (1999)