lunes, 22 de enero de 2007

Medios de Comunicación

Por Ezequiel Aldana, Verónica Armani, Fabián Cravena, Adriana Toscano y María Belén Ureta

Título: "Explosión, Dispersión, Desorientación" (Alvarez Debans, N. 1999)
Hipótesis: Nueva forma inteligente utilizada por los comunicadores, de enriquecer las estrategias de hoy en día.

Viendo la situación de los medios nos damos cuenta que la situación de estos creció en forma EXPLOSIVA. "... han producido una DISPERSIÓN de las audiencias que se reparten ante estas nuevas posibilidades de información y entretenimiento." (N. A. Debans)El fraccionamiento de las audiencias produce que los planificadores de los medios tengan una DESORIENTACIÓN al plantear estrategias de comunicación y elaborando tácticas efectivas. Es cada vez mas difícil poder transferir un mensaje publicitario utilizando estos soportes, no es sencillo poder llegar al publico objetivo.

Han crecido los medios, se dispersaron las audiencias, los medios cambiaron mas que los medidores, mas que el trabajo de los que recopilan datos y la planificación solo de la TV abierta (estos hace que queden afuera posibles consumidores)

La oferta creció enormemente. Sobretodo por que la mayoría de la audiencia pasa horas mirando videos, jugando con la computadora, navegando por Internet, etc.

Por esto es normal que las audiencias estén desorientadas, entonces hay que crear nuevas Tácticas y Estrategias posibles.

Proceso de relación Emisor - Receptor
Hipótesis:
Las fuentes y los receptores de la comunicación deben manejar códigos similares.
Los componentes de este modelo de proceso de comunicación son: La fuente de la comunicación (Emisor). El encodificador. El mensaje. El canal. El decodificador. El receptor de la comunicación
Estos son los elementos que componen el proceso de comunicación para que sea en claro. En el caso de que el mensaje no sea muy claro, mas bien confuso, la comunicación no podrá realizarse correctamente. Ejemplo: " En el caso de la comunicación sea de un periódico, el grado de complejidad será mucho mayor..."

La Persuasión y los Medios de Comunicación de Masas
Hipótesis:
Comenzó en la actividad comunicativa de los hombres. Aporto un recurso para promover cambios importantes la organización de las sociedades.

"Todas las formas de comunicación ejercen influencia sobre quienes somos y sobre lo que deseamos ser, e INCLUSO NOS FORMAN."
Las formas de comunicación que más nos invaden son los medios de comunicación de masas.
Estos han sido blanco de muchas criticas, la más generalizada es que estos medios no reflejan con exactitud nuestras vidas, que degradan el gusto de las masas y que estimulan a la gente hacer cosas que de otro modo no tomarían en consideración.

NEWCOMB (1979), opina de esta actitud negativa especialmente con la televisión.
Existen muy pocas descripciones cuidadosas de los programas de televisión, la mayor parte de los comentarios se centran en la audiencia con lo cual niegan las propiedades de la Televisión.

La televisión es percibida como un intruso en nuestra cultura. "El Resultado de esta Actitud Negativa y de esta medio es un público televidente masivo que no respeta a la Televisión como respeta a los Libros.

El publico televidente masivo es un publico acrílico que queda librado a la merced de quienes quieran manipularlo.

"Se diría, que el espectador de la televisión ha eludido su responsabilidad mediante una aceptación no critica". Se necesitan criticas del ámbito cultural o contextual de la televisión.

Es preciso integrar la teoría y la investigación sobre la comunicación de masas de modo tal que facilite un análisis activo de la televisión.

A pesar del negativismo, la televisión es uno de los medios de comunicación más populares que haya conocido nuestra cultura.

La Audiencia Masiva

JOHN CORNER (1979), ha analizado el concepto de masa.

Este concepto ha sido acusado de ser engañoso y perjudicial, porque implica que el público es un <>(1979).

CORNER sintetiza así esta crítica:

Supone a las masas el ser "estúpidas, inestables, fácilmente influenciables".
Limita el estudio de la comunicación a "unas pocas áreas especializadas, como la Radiodifusión, el Cine y mal llamada literatura popular.
La más convincente de las argumentaciones de CORNER es su interpretación del adjetivo masivo aplicado al sistema comunicativo más que al público. Explica que .

Desde este punto de vista, la comunicación de masas es un sistema de comunicación que transmite mensajes a individuos que negocian sus significados dentro de un complejo de relaciones sociales e interpersonales ( Corner, 1979).

El Desafío de los Medios de Comunicación de Masas

CORNER (1979) indica que el público de los medios de comunicación de masas está formado por individuos que negocian significados del mismo modo lo hacen los participantes de un acto de comunicación interpersonal. La diferencia primordial es que los miembros del primer público tienen lo que Schramm y Roberts (1972) denominan una mayor : Permite a cualquier receptor individual una mayor amplitud de interpretación y respuesta de la que tiene quien está hablando cara a cara con un amigo, un colega o un conocido.

GOFFMAN (1976) considera que toda interacción cara a cara es una situación que pone en peligro a los sujetos. Cada vez que abrimos la boca para hablar con los demás nos arriesgamos a un posible rechazo de nuestro mensaje y/o de nosotros mismos.

Por otra parte, los medio de comunicación de masas rara vez exigen de nosotros respuestas inmediatas, visibles para nuestros semejantes. La conducta puede postergarse. La propaganda, por ejemplo, puede no generan necesidades de respuestas sino varias semanas después del mensaje inicial. Las demandas de los medios son mucho menos inmediatas. Además, si no resulta un lo que estamos leyendo viendo, nuestra interacción que los medios puede terminarse sin que nadie se entere. Este sentido nuestras relaciones con medios de comunicación de masas entrañan más posibilidad de opción que nuestras relaciones interpersonales. En nuestra interacción con los medios estamos optando, y no necesitamos excusas para abandonarlos. A veces basta con alejarnos.

Los medios de comunicación de masas pueden proporcionar compañía en solitario, un placer vicario a quien está abrumado por el trabajo, conocimientos inaccesibles por otros medios al curioso, o simple diversión. Son menos exigentes que la mayoría de que nuestros amigos y colegas, pero más fácilmente accesibles. ¿Es de extrañar, entonces, que tanta gente recurra estos medios? Por el contrario, debiera sorprendernos que se apartaran de ellos.

MICHAEL NOVAK (1977) sugiere que la televisión plasma la geografía del alma explica a que construye por añadidura una estructura física de expectativas. Esta influencia puede tener tanto alcance como la de la comunicación interpersonales, aunque los efectos puedan no ser evidentes por un tiempo.

NOVAK afirma que la televisión acelera el ritmo de atención y por lo tanto adiestra al espectador porque espere rapidez y una lógica múltiple en sus interacciones. WATT y KRULL (1976) han demostrado que la forma o la estructura de los mensajes de los medios pueden tener efectos graves sobre los niveles de agresividad de los adolescentes.

Su investigación indican que cabe predecir con exactitud los niveles de agresividad de los adolescentes mediante la sola consideración de los programas que ven como así también el grado de violencia de esos programas, en cuanto las relaciones,

NOVAK sostiene que las representaciones televisivas de las relaciones

interpersonales sólo nos abren el apetito, en oposición con lo que nos proporcionan las interacciones con el mundo real, la televisión. El resultado es que nos da una perspectiva superficial de la emoción humana. La televisión no representa la nación en términos de pautas culturales, es un medio tendencioso.

Este carácter tendencioso añade NOVAK, sé exacerbado por el hecho de que la televisión, en tanto industria, esta dirigida por intelectuales. De modo que representa las fantasías que la clase educada poseía cerca de las fantasías de la población.

LEO ROSTEN (1977) sugiere que consideremos como fuente del mal no sólo a los medios masivos, sino también a las masas. Explica que las deficiencias de los medios de comunicación de masas están al menos en parte en función de las deficiencias de las masas. En cuanto a la ausencia de verdadero talento.

En cuanto a la ausencia de material de primera calidad, ROSTEN responde: revisar es juzgar, juzgar es inevitablemente gratificar a unos y frustrar a otros. ROSTEN da a entender la importancia de recordar que el nivel estético de los medios de comunicación de masas no está conectado con los gustos del intelectual. Aún cuando sea cierto que los medios de comunicación de masas, y especialmente la televisión, pueden mejorar es de un punto de vista estilístico y responder a las necesidades de la población a la que sirven, es preciso recordar que son empresas lucrativas en ven lo que el pueblo quiere. El público que los compra o los de es la otra mitad.

Modelos e influencia de la televisión

NEWCOMB, puede tener razón al afirmar (1979) que la actitud negativa que rodea la televisión ha limitado el desarrollo de un clima crítico, pero el hecho ineludible de que el estudio sobre los medios de comunicación de masas se caracteriza por un nivel muy bajo de integración teórica también merece alguna condena.

MCQUAIL, (1979) explica que el estudio de los efectos de la televisión ha sido estimulado fundamentalmente por intereses políticos. Las emisoras de radio, los educadores, los padres y otros han buscado pruebas que justificaron la acción de proteger al público indefenso, como por ejemplo el infantil.

McQUAIL nos dice también que legisladores, padres, enseñantes y otras partes interesadas se conciben a sí mismas como expertos capaces de ver por sí mismos cual es la influencia que ejercen la televisión y otros medios sobre los integrantes del público. En estas circunstancias, el científico aparece reducido a un técnico que satisface a estos autodenominados expertos.

La televisión tiene el dudoso honor de ser uno de los únicos procesos de influencia social que parecen vincularse de modo inequívoco con las explicaciones de causa-efecto. Los intentos de explicar los efectos de la familia, los amigos, la escuela u otros aspectos interpersonales del

proceso de socialización se complican con la conciencia de que estas experiencias son personales y altamente variable.

Ha resultado difícil darse cuenta de que la gente desarrolla con los personajes de la televisión relaciones que se asemejan mucho a las que desarrollan en sus contactos interpersonales.

McQUAIL nos explica el proceso de influencia:
El primer paso consiste en reconocer la diferencia entre el efecto y la influencia.
La última se refiere exclusivamente a puesta en el público. McQUAIL describe cuatro modelos de influencia: proceso de información, condicionamiento o asociación, funcional, relacional. El modelo relacional se centra en la relación entre emisor y receptor del mensaje. Este modelo es el de mayor utilidad general para explicar los efectos de la televisión tanto en el público indefenso como en el más preparado.

McQUAIL indica que el punto esencial concerniente al poder es que el que pretenda ser un emisor influencia en que tiene tener ciertos recursos relevantes para las necesidades del receptor, y para que la influencia surta efecto el receptor deba cooperar activamente. El hecho de poseer algo que otro quiere o necesita puede considerarse una posesión de poder. Punto de vista funcional: Emisor y receptor tienen que cooperar en esa relación de poder si quieren que la influencia se produzca.

Debe haber motivación suficiente como para cooperar. Él porque los efectos de la televisión residen en el descubrimiento de esta motivación para cooperar.

KELMAN sugiere que hay tres procesos básicos de influencia: conformidad, identificación e internacionalización. La conformidad tiene lugar cuando una persona acepta la influencia de otra persona o de un grupo porque espera obtener del otro una respuesta favorable. Esta persona puede tener interés en acceder a ciertas gratificaciones específicas o en evitar algún tipo de castigo.

La identificación se produce cuando un individuo asume una conducta determinada por qué esa conducta está asociada con una relación que define al yo de manera satisfactoria para la otra persona un grupo. El individuo define su rol en la relación en términos del rol de otras personas.

PEARCE (1976) cuatro modos de negociación empleados en la comunicación interpersonales, que reflejan la noción de KELMAN de que un individuo adoptará una conducta determinada con el fin de participar en una relación. Los cuatro modos de negociación de PEARCE son la invocación, el congraciamiento, la creación de experiencias compartidas, y la meta comunicación.

Como KELMAN, PEARCE supone que el individuo participa en una relación de rol con otro no necesariamente porque crea en el contenido de ese error en particular sino porque desea satisfacer las expectativas del otro.

La identificación implica tanto la aceptación pública del rol como su aceptación íntima.

La internalización se produce cuando un individuo acepta una influencia porque la conducta consiguiente es razonable con su sistema de valores.

La internalización se da cuando el contenido de la conducta es gratificante. La persona asume la conducta porque la percibe como algo integrado en su particular concepción del mundo.

Introduciendo la perspectiva de KELMAN es posible comprender la influencia de los medios de comunicación de masas en función de los tipos de relación que la gente establece con ellos.

Ejemplo: algunos anuncios tienen como objetivo primordial conseguir la conformidad del público. El anunciante debería tratar de vincular el producto con las necesidades sociales del público. Si en lugar de eso el anunciante desea convencer al sujeto de que entablar relaciones logradas, por ejemplo, con el otro sexo, implica usar un determinado perfume, el objetivo es la identificación.

La aceptación de ese producto se concibe como prerrequisito para que el sujeto adopte un rol codiciado.

Si el anunciante tiene un producto que puede percibirse como de valor reemplazante, o puede demostrar que la ausencia de ese producto entra de algún modo en conflicto con la tendencia del sujeto para con su medio, es posible la internalización.

La internalización se ve facilitada si el producto es garantizado por alguien a quien el sujeto a persuadir percibe como poseedor de un sistema de valores similar.

KELMAN, sintetiza los tres procesos:
La persuasión depende de la capacidad que el persuasor tenga para crear las condiciones que pongan en cuestión las percepciones que tenga el persuadido acerca de lo que es socialmente gratificante, lo que constituye una definición de rol satisfactoria para la relación, o los medios por los cuales adhiere a un valor determinado, y crear métodos aceptables para solucionar el problema.

El modelo de KELMAN implica la necesidad de cierta familiaridad con los persuadidos y su contorno.

Es un modelo de influencia relacional, orientado al poder, como detentador de recursos relevantes para el receptor, está implícita en su modelo.

Existe una relación de poder entre persuasor y persuadido. Los medios de Comunicación de Masas crean este tipo de relación con su público. Los anuncios suministran al receptor la información que facilita la aceptación social. El contenido del programa puede enseñar a la gente cómo desempeñar roles que le permitan entablar relaciones satisfactorias con los demás.

SINTESIS DE LAS DISTINCIONES ENTRE LOS TRES PROCESOS
ANTECEDENTES, CONFORMIDAD,IDENTIFICACION, INTERNALIZACION

1-Bases de la importancia de la inducción. Interés por el efecto social de la conducta. Interés por el arraigo social de la conducta. Interés por el valor
congruencia de la conducta.

2-Fuente de poder del agente de influencia. Medios de control
Atractivo Credibilidad
3-Modo de lograr el predominio de la respuesta
inducida.
Limitación de la opción de conducta.
Bosquejo de los requerimientos de rol. Reorganización de la estructura medios-fin.

CONSECUENCIAS
1-Condiciones de ejecución de la respuesta inducida.
Vigilancia por el agente de influencia.
Características de la relación con el agente.
Relevancia de los valores.

2-Condiciones de cambio y extinción de la respuesta inducida.
Percepción modificada de las condiciones de gratificación social.
Percepción modificada de las condiciones de una relación satisfactoria para la definición de sí. Percepción modificada de las condiciones de optimación de los valores.

3-Tipo de sistema de conducta en que está incluida la respuesta.
Demandas exteriores de un marco específico.
Expectativas que definen
Un rol específico.
Sistema de valores personales.

Cartwright (1971) introdujo una perspectiva en la persuasión de masas, se centra en las condiciones previas y los efectos deseados tal como lo prescribe el persuadido. Sugiere que la influencia existe una cadena de procesos que sonara vez complejos e interrelacionados, pero que en términos amplios pueden caracterizarse por 1 crear una estructura cognitiva determinada, 2 crear una estructura motivaciónal determinada, y 3 crear una estructura de conducta determinada (acción) (1971).

Las necesidades personales suministran energía para la conducta y contribuyen al establecimiento de objetivos en la estructura cognitiva de la persona. El individuo lograr estos objetivos al adoptar adecuadamente a partir de su repertorio de conductas. Cartwright describe esta relación entre objetivos y conducta como la relación que los medios de masas pueden utilizar para persuadir mostrando que una conducta puede conducir al objetivo deseado. De modo que el rol de los medios de comunicación de masas se convierte en el de modificar y crear necesidades tanto como proporcionar los medios por los cuales cabe acceder a esos objetivos. Si el persuasor puede demostrar que la conducta característica del persuadido no se ajusta a las expectativas que la sociedad pone en el (pertenencia) o otra norma personal más importante(coherencia), la persuasión será más fácil. El paso siguiente es convencer al persuadido de que adopte el propósito del persuasor. Sobre este punto Cartwright proporciona algunas normas de influencia: cuando más específicamente definido este el camino de acción hacia un objetivo, más probable es que la estructura motivación a la que conduzca al objetivo llegue a controlar la conducta. Cuanto más específicamente localizado en el tiempo esté ese camino, más probable será que la estructura motivaciónal controle la conducta. Una manera de poner en acción una estructura motivaciónal que permanece adormecida es colocar al persuadido en una posición en que deba decidir si acepta o rechaza la propuesta del persuasor.

La publicidad: una persuasión escandalosa

Algunos anunciantes, cuyas carreras están dedicadas por entero a determinar que es lo que valoramos, corren con ventaja. Estudian nuestros sistemas de normas y desarrollan mensajes que nos convencerán de que lo que deseamos puede lograrse al adquirir los productos que ellos anuncian.

Cuando nuestras normas y valores no proporcionan un camino para esa persuasión, crean para nosotros lo que LaPier denomina valores fugaces (1954). Se refiere a la alta prioridad o deseabilidad que atribuimos a los objetos o conductas a causa de su carácter novedoso. Así como un disc-jockey pueden convertir en un éxito a una canción haciéndola escuchar con frecuencia, los anunciantes pueden convencernos de que la sociedad valora determinada conducta simplemente exponiéndonos una y otra vez a ella en el contexto de un espacio comercial.

NIETZKE (1977) sugiere que los norteamericanos están obsesionados por el chiste, que necesitan hacerlos o experimentar los vicariamente. Los anunciantes lo saben y se dan cuenta de que la asociación entre un producto y un chiste en la mente de los integrantes de la audiencia puede crear un mercado allí donde antes no existía. Los anunciantes crean una serie de señales para el público. Estas señales se refieren al precio, el color, el perfume, las opiniones ajenas, etcétera. Se supone que el consumidor tomará esas señales como base para formar juicios sobre el producto.

Cox (1962) ha mostrado que el valor de información de una señal depende, aunque no sencillamente, de los valores predictivos y de fiabilidad que el consumidor haya atribuido a esa señal. El valor predictivo de una señal es una medida de la probabilidad de que esta señal se asocie con (es decir, prediga) un producto de atributos específicos. Por ejemplo, si se puede convencer a un consumidor de que determinado automóvil tiene componentes internos de alta calidad, será probable que consumidor crea que es altamente probable que el automóvil sea de buena calidad. El valor fiabilidad es la medida de la certeza que tiene el consumidor de que la señal es lo que aparenta ser. Por ejemplo, aún cuando los consumidores se den cuenta de que la alta calidad de los componentes internos es un indicio de la buena calidad del automóvil, sino son capaces de establecer satisfactoriamente que el automóvil tiene realmente esos componentes de buena calidad, el o abre que el valor fiabilidad de la señal sea bajo. La gente ha de usar la mejor información a su alcance cuando la fórmula impresiones acerca de los otros. Percibir el valor informativo como dependiente de dos dimensiones diferentes y autónomas no sólo indica que no es una mera función de adición y multiplicación del valor predictivo, sino que muchas veces una información de alto valor predictivo no tendrá uso, simplemente porque el consumidor tiene poca confianza ella. COX sugiere que la capacidad de un comerciante para cambiar la imagen de un producto o marca depende de cómo utilizan dos estrategias principales: puede alterar las características de las señales dominantes, y/o alterar el valor de información de las señales en la serie con el fin de que algunas señales sean más (o menos) importantes, o bien alterar la naturaleza de las asociaciones que se atribuyen a la señal. En la medida en que pueda identificar las señales dominantes y especificar los factores que alteraran la información de una señal, su tarea será más fácil, y sus esfuerzos mucho más efectivos.

Señala COX, el consumidor interesado en conseguir un altavoz de alta fidelidad para su nuevo sistema de estéreo considera todavía que la señal dominante es el tamaño del altavoz, el persuasor tiene que determinar cómo podrían modificar esta jerarquía de señales.

Decide apelar a la sabiduría popular según la cual las cosas buenas entran en paquetes pequeños, o demostrar que la tecnología ha avanzado hasta el punto de que las calculadoras más pequeñas son más eficientes que sus predecesoras de mayor tamaño, y que lo mismo es válido tratándose de altavoces.

RAY, sugiere que estos grados puede ser subsumidos por tres niveles principales: cometido, afectivo y cognitivo.

RAY, señala que existe la posibilidad de que todas las situaciones en mercado correspondan a algunos de estos tres órdenes de respuestas: 1- la jerarquía del aprendizaje cognitivo-afectivo-conativo.

2- la jerarquía disonancia-atribucion: conativo-afectivo-cognitivo

3- la jerarquía de escaso compromiso: cognitivo-conativo-afectivo.

RAY, señala que la jerarquía de aprendizaje es la que corresponde cuando el público está involucrado en el tema de la campaña cuando hay diferencias nítidas entre las alternativas. Jerarquía disonancia-atribución.

Supone que tiene lugar una elección entre alternativas indiferencia a través de emisoras de medio no masivos y que hay selección sin una actitud y respuestas comitivas. La jerarquía de escaso compromiso se funda en la noción de un efecto casi limitado sobre las variables cognitivas debido a que los componentes del público o bien no tienen interés o bien no están involucrados. A menudo es difícil para los anunciantes determinar que niveles de jerarquía refleja público dado. Suele ser imposible determinar la dosis de interacción interpersonal son respecto de un tipo dado suele ser imposible determinar la dosis de interacción interpersonal respecto de un tipo dado de producto antes de un nuevo mensaje sobre ese producto. En esos casos la mejor apuesta es suponer que la relación entre comprador y producto es prácticamente inexistente. En esos anuncios hay que considerar la conciencia, la comprensión, la convicción y la acción. Una vez que producto ha sido suficientemente expuesto y se ha convertido en centro de convicción, es posible la acción. Una vez que el producto ha desarrollado una relación con sus compradores, gran parte del esfuerzo puesto una vez en la definición de la relación puede dedicarse a su mantenimiento.

Los niños y la publicidad

Los niños constituyen la franja más indefensa del público acritico que entabla relaciones con la televisión. En términos de publicidad, las dos preguntas principales que fórmula los investigadores son: si los niños pueden separar el contenido del programa de su contenido comercial, y si se dan cuenta de que los anuncios comerciales son intentos de convencerlos de que compren determinados productos. En 1974 la Comisión de Comunicación Federal determinó que todas las licencias de garantizar una clara separación entre contenido de los programas y mensaje comerciales. No se ha establecido exactamente en que medida los niños están en condiciones de distinguir entre los mensajes cuyo único citó en la forma a sus percepciones y los mensajes que se proponen informar o en entretener.

La CCF ha recomendado la implementación de métodos que favorecen la capacidad del niño para separar al menos los contenidos persuasivos del resto del programa.

A diferencia de otros sectores del público receptor de los medios y comunicación de masas, los niños no aportan a esa relación las capacidades comitiva necesaria para reconocer la persuasión sutil, ni tienen experiencias anteriores que les suministren cautela en la aceptación sin usted aumento de los intentos de influir sobre su conducta. Incapaces de encarar su relación con la televisión de manera episódica, los niños pequeños no están en condiciones de reconocer hacia dónde los están llevando.

La principal preocupación ha sido la poderosa presión que los constantes requerimientos de consumo pueden ejercer sobre la relación entre padres de hijos.

A esto muchos anunciantes responden que la publicidad puede favorecer una interacción positiva entre el padre y el niño, porque representa una oportunidad para aprender a consumir.

Varios estudios recientes registran el escaso interés de los padres por anuncios infantiles lo cual sugiere que aún cuando existiera esa oportunidad los padres no parecen dispuestos a aprovecharlas.

ROBERTSON, el escaso interés de los padres por la publicidad no significa que se sientan afectados o contrariados por ella. Se diría que los padres son conscientes de que la publicidad exacerba los conflictos con los niños, y de que puede convencerlos de que quieren cosas que no necesitan. El modelo siguiente describe la transgresión de menor más que los niños pueden percibir cuando los padres se niegan a comprarles algo que ellos quieren:

CONDICIONES PREVIAS: Las madres y los padres aman a sus hijos.

EFECTOS DESEADOS: Las madres y los padres quieren que hijos sean felices.

OPCION DE CONDUCTA: Como mi madre y mi padre me quieren y quieren que

yo sea feliz, me comprarán lo que yo quiero.

El niño cuyos padres se niegan a satisfacer esas expectativas puede empezar a creer que su madre o su padre no desean hacerlo feliz, o peor aún, que no lo aman.

La mejor manera de combatir esta presión es ayudar al niño a que revise su lógica como sigue:

CONDICIONES PREVIAS: Las madres y padres aman a sus hijos.

EFECTOS DESEADOS: Las madres y padres quieren que sus hijos sean

felices.

OPCION DE CONDUCTA: Como mi madre y padre me aman y quieren que yo

sea feliz, me comprarán lo que necesito y es bueno . para mi.

Los padres pueden entrenarse en inmunizar a sus hijos contra los mensajes persuasivos. Que tienen la posibilidad de influir negativamente en la vida familiar.

La Publicidad y la Representación de las minorías

LOEVINGER(1979), su teoría reflejo-proyectiva postula que los medios

masivos se comprenden mejor como <>.

Reconociendo la variedad del público, los productores de los programas

han optado por crear versiones homogeneizadas de los norteamericanos. El resultado es un extenso mosaico de reflejos inexactos de la sociedad que mucha gente empieza a tomar por el mundo real.

CUMMINGS añade que la ambigüedad cultural acrecienta la ansiedad individual, porque aunque las personas puedan saber más, están menos seguras de su conocimiento. En consecuencia, los críticos, los comentaristas y las personalidades de los medios de comunicación por lo general se convierten en los intérpretes de la compleja realidad ante el confundido espectador.

Los estereotipos de los roles sexuales imponen limitaciones a las opciones de conducta. Cuando esos estereotipos sufren cambios, la gente se vuelven insegura en cuanto a cuáles conductas son femeninas y cuáles masculinas.

Es probable que el primer mensaje importante es que las mujeres no son tan importantes en la sociedad como los son los hombres. Este mensaje es implícitamente

Transmitido a través del bajo porcentaje de mujeres que aparece en los anuncios televisivos, si lo comparamos con el de los hombres.

GERBNER (1978), postula la existencia de tres tácticas fundamentales que la televisión emplea para resistir los cambios en la condición de la mujer: descrédito, aislamiento, socavamiento.

Hasta que las mujeres no encuentren intolerablemente ofensiva la estructura de las relaciones sociales entre los sexos, es probable que los anunciantes sigan presentando mujeres en roles estúpidos.

También la gente de edad es sistemáticamente desvalorizada en la televisión a partir de su pobre representación en los anuncios.

Otra Franja de la sociedad que padece los efectos de la subrepresentación en los medios de comunicación de masas son los grupos minoritarios, como los negros y los latinos.

Los Programas de Televisión como Fuente de Persuasión:
La televisión es un medio público, que muchos de nosotros vemos en compañía de otros. La gente se encuentra frecuentemente viendo un programa que en realidad no ha elegido, pero participa en el episodio de comunicación con los medios para continuar las interrelaciones con su familia y/o compañeros.

La publicidad televisiva y el contenido de los programas son susceptibles de una diferenciación parecida. Es seguro suponer que pocas personas eligen el programa que ven sobre la base de los anuncios que previsiblemente reciban.

Se saca la conclusión de que el espectador de un programa es relativamente más responsable de su relación con los medios que el espectador de publicidad. Cuando los espectadores sintonizan un programa determinado están indicando cierta preferencia por un tipo determinado de relación.

El espectador de televisión es un sujeto voluntariamente persuadido que ha descubierto un tema de condena y cuyas opiniones negativas discreparán poco de las de otros televidentes, que también sé autodefinen como participantes involuntarios de una relación donde está fuera de la cuestión.

VANDENBERG y WATT, en un estudio concluyen con que: " Nuestra percepción de nosotros mismos como víctimas de los medios de comunicación de masas nos han llevado a descuidar nuestro derecho a elegir nuestra relación con el medio". Nuestra conducta corresponde el modelo de "bajo compromiso de RAY".

Los televidentes suelen quejarse del contenido de los programas que ven pero se niegan a hacer nada respeto, pueden estar convencidos de que su conducta y los efectos deseados son incoherentes.

Conclusión
Los mensajes de los medios de comunicación de masas no carecen de virtudes.
Por el contrario, han contribuido en gran medida a nuestra educación. Aun la publicidad, concebida por lo general como la forma más ostensible de persuasión masiva, ha abierto nuestros ojos a productos que han hecho más confortable nuestra vida. Lo que necesitamos es una mayor responsabilidad por parte de los persuadidos en las relaciones con los medios. Sin ella, algunos mensajes de los medios de comunicación de masas seguirán gozando de una credibilidad que no merecen.

Consulta:
Apuntes de cátedra: "Explosión, Dispersión, Desorientación" del Prof. Norberto Alvarez Debans.